Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia

Lo último

Más del 90% de los hogares en Cabimas, Lagunillas, Maracaibo y San Francisco adopta estrategias de sobrevivencia para mantener un consumo básico de alimentos

Blog

Septiembre 28, 2020

La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) realizó el segundo sondeo sobre el consumo de alimentos en la región zuliana durante los días 10 al 17 de mayo para conocer la dieta de los zulianos, el consumo diario de alimentos, estrategias para su adquisición, entre otras situaciones relacionadas al acceso a la alimentación durante la cuarentena por COVID-19.

Al contrastar los resultados de este sondeo sobre las estrategias de sobrevivencia con los hábitos de consumo de alimentos, Codhez apunta que las familias de Cabimas, Lagunillas, Maracaibo y San Francisco, tienen graves dificultades para alcanzar cierta diversidad en la dieta a pesar de sus intensos sacrificios, que consisten en adoptar cambios en la calidad de la dieta, racionar las comidas, disminuir el número de personas que pueden comer en casa, o realizar alguna adaptación para lograr el acceso a los alimentos.

Al explorar sobre las estrategias que adoptan las familias de Cabimas para acceder a alimentos, Codhez observa que 89% sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, mientras que 11% presenta inseguridad alimentaria.

En Lagunillas, 76% sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, 6% presenta inseguridad alimentaria, y 18% está en riesgo de padecerla. En términos generales, ningún hogar en estos municipios estaría en una situación normal.

Por su parte, en Maracaibo 60% de los hogares sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, mientras que 11% presenta inseguridad alimentaria, y 20% está en riesgo de sufrirla. Esto significa, en términos generales, que 91% de hogares experimenta serias dificultades para acceder a los alimentos, debiendo adoptar estrategias de sobrevivencia para mantener un consumo básico.

Apenas 9% de hogares estaría en una situación normal. En el caso de San Francisco, 70,6% sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, mientras que 15,7% presenta inseguridad alimentaria, y 9,8% está en riesgo de sufrirla. Es decir, 96,1% de hogares debe adoptar estrategias de sobrevivencia para mantener un consumo básico de alimentos.

El sondeo realizado a través de un formulario online indica que se ha intensificado el sacrificio de los hogares pero no mejoran los índices de diversidad alimentaria y de puntaje de consumo de alimentos. En el primer sondeo realizado por Codhez del 19/26 de abril, 79% de los hogares en Maracaibo debió adoptar estrategias de sobrevivencia para consumir alimentos.

 

El 89% de los hogares en Cabimas debe adaptar medidas extremas para subsistir

En Cabimas las familias han adoptado estrategias de consumo para subsistir. El 89% de hogares sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, mientras que 11% presenta inseguridad alimentaria.

Comer solo una vez o no comer nada durante todo el día es una situación que declaró presentarse al menos una vez en la semana en 63% de hogares: en 42% de dos a tres veces por semana, y en 11% todos los días.

Otras estrategias reportadas en gran medida fueron: pedir alimentos prestados (84%), comer dependiendo de la ayuda de vecinos, amigos y/o familiares en el país (74%) y el gasto de ahorros en alimentos (79%).

Entre tanto, los hábitos de compra de alimentos se distribuyen así: 26% de hogares de Cabimas compra alimentos a diario, mientras que 74% lo hace entre 1 y 4 días a la semana.

En cuanto a la alimentación diaria de los hogares de Cabimas, predomina el consumo de cereales, es decir, de arepa, pasta, pan, arroz, harinas de maíz o trigo, entre otros (89%), granos (74%), y aceites y grasas (68%).

En suma, 47% de hogares marcó una diversidad alta, al consumir entre 6 y 11 categorías de alimentos; 21% una diversidad media, consumiendo entre 4 y 5 categorías; y 32% una diversidad baja, al consumir menos de 3 categorías de alimentos.

 

El gasto diario de ahorros para comprar comida se reportó en 65% de hogares en Lagunillas

En Lagunillas, 76% de hogares sobrepasa el umbral de adaptaciones negativas extremas, mientras que 6% presenta inseguridad alimentaria, y 18% está en riesgo de padecerla. En términos generales, la totalidad de hogares de Lagunillas que respondió el sondeo reportó serias dificultades para acceder a los alimentos.

Comer solo una vez o no comer nada durante todo el día es una situación que declaró presentarse al menos una vez en la semana en 53% de hogares: en 41% de una a tres veces por semana, y en 12% de cinco a siete veces.

En específico, 65% de hogares a diario se ve obligado a gastar sus ahorros para comprar alimentos: se trata de la tasa más alta en relación con Cabimas (53%), Maracaibo (51%), y San Francisco (41%).

Además, 41% de hogares reportó comprar alimentos una vez por semana y 29% informó hacer compras diarias. En vista de la falta de gasolina, 59% de las familias deben trasladarse a pie hasta los establecimientos de venta de alimentos.

Según las respuestas de sus habitantes, Lagunillas reportó un pronunciado el consumo diario de cereales (94%). Destaca, en segundo lugar, la tasa de consumo de granos (82%), más alta en comparación con los demás municipios encuestados.

 

Diversidad en el consumo de alimentos se redujo de 81% a 55% en Maracaibo

En Maracaibo, sigue abundando el consumo de arepa, pasta, pan, arroz, harinas de maíz o trigo, entre otros (95%). Destaca, asimismo, el consumo de plátano y tubérculos (67%).

En total, 55% de hogares marcó una diversidad alta, al consumir entre 6 y 11 categorías de alimentos; 27%, una diversidad media, consumiendo entre 4 y 5 categorías; y 18% una diversidad baja, al consumir menos de 3 categorías de alimentos.

En el sondeo del 19/26 de abril, los resultados evidenciaron otro panorama: 81% de hogares marcó una diversidad alta; 14%, una diversidad media; y 5% una diversidad baja. Aunque la tendencia hacia una diversidad alta está reduciéndose, esta tasa predomina debido a que se trata de la experiencia de hogares de estrato medio que, no obstante, deben experimentar adaptaciones para acceder a los alimentos cuando no tienen suficientes recursos para adquirirlos.

Comer solo una vez o no comer nada durante todo el día es una situación que declaró presentarse al menos una vez en la semana en 35% de hogares. Las estrategias relacionadas a medios de vida que más fue reportada es el gasto de ahorros en alimentos (84%), seguida de la venta o intercambio de bienes personales por o para comprar comida (50%).

Respecto a la compra alimentos, 71,4% de las familias compra alimentos entre una y tres veces por semana. La escasez de combustible ha obligado a que 76% de las familias se traslade a pie para llegar hasta los establecimientos de venta de alimentos, en contraste con 18% de ellas que reportó usar su vehículo.

 

En San Francisco 16% de hogares dejó de hacer una comida al día

En San Francisco se observa que el consumo diario de alimentos se basa en de cereales (94%). Destaca que 57% de hogares reportó el consumo de plátano y tubérculos, proteínas cárnicas (incluyendo vísceras), huevos y granos.

En cuanto al consumo semanal, el puntaje es aceptable en 49% de hogares, limitado en 27%, y pobre en 24%. En suma, 43% de hogares marcó una diversidad alta, al consumir entre 6 y 11 categorías de alimentos; 41% una diversidad media, consumiendo entre 4 y 5 categorías; y 16% una diversidad baja, al consumir menos de 3 categorías de alimentos.

En relación con las estrategias que adoptan las familias de San Fracisco para acceder a alimentos, se destaca que 73% de hogares afirmó haber dejado de desayunar, almorzar o cenar al menos una vez durante la semana, mientras que 16% lo hizo todos los días.

Otras estrategias relacionadas a medios de vida que fueron reportadas son el gasto de ahorros en alimentos (86%), la venta o intercambio de bienes personales por o para comprar comida (61%), y el trabajo a cambio de alimentos (57%).

Sobre la compra de alimentos durante la semana, 74,5% de hogares reportó hacerlo una vez por semana. Pero la escasez de combustible ha obligado a que 84% de las familias se traslade a pie para llegar hasta los establecimientos de venta de alimentos: 23% recorre hasta 100 metros, 35% entre 1.001 y 5.000 metros, y 7% debe caminar 5.001 metros o más para comprar alimentos.

 

Urgen acciones para garantizar el derecho a una alimentación adecuada

Los resultados del sondeo sobre consumo de alimentos y seguridad alimentaria evidencian la fragilidad —en un contexto cada vez más precario— de la economía familiar en los hogares zulianos para afrontar los gastos en alimentos que, además, concurren con los de otras necesidades básicas como el agua potable o medicamentos.

En este sentido, es urgente el diseño e implementación de un programa de compensaciones que asegure el derecho a no padecer hambre.

En las circunstancias actuales, más de diez semanas después de haberse decretado el estado de alarma en todo el país, Codhez reitera que el Estado venezolano debe diseñar e implementar con urgencia un plan que dé respuesta inmediata y eficiente a la inseguridad alimentaria, con particular atención a las poblaciones más vulnerables.

 

-Prensa Codhez 

 

Consulta el Sondeo sobre Consumo de Alimentos y Seguridad Alimentaria en Maracaibo

Noticias Relacionadas

¡Comienza la tercera edición de Ilustra Tus Derechos!

¡Comienza la tercera edición de Ilustra Tus Derechos!

Septiembre 27, 2020

Leer más

La costilla de res casi duplica el valor del salario mínimo en Maracaibo

La costilla de res casi duplica el valor del salario mínimo en Maracaibo

Septiembre 21, 2020

Leer más

Pueblos indígenas del Zulia se encuentran en situación de desamparo de sus derechos humanos

Pueblos indígenas del Zulia se encuentran en situación de desamparo de sus derechos humanos

Septiembre 17, 2020

Leer más